La Fundación Abogacía pone en marcha una campaña basada en éste corto animado para concienciar sobre los peligros del narcotráfico a través de testimonios reales

El tráfico de droga, lejos de ser una manera de conseguir dinero fácil, puede suponer un serio riesgo para la vida de las personas que lo llevan a cabo, que tienen además enormes posibilidades de acabar en una cárcel extranjera si son detectados siendo “mulas”. Esta es la idea principal de la campaña que ha puesto en marcha la Fundación Abogacía Española, dentro de su programa de apoyo a personas españolas presas en el extranjero, que trata de sensibilizar sobre esta realidad a través del cortometraje de animación “MULA”, que incluye testimonios reales de personas que han pagado cara su decisión de actuar como correos de la droga y han pasado una larga temporada en la cárcel tras ser detenidas.

El corto, que ha participado en diferentes festivales nacionales e internacionales, fue creado con el objetivo de alertar sobre los riesgos que supone participar en actividades de tráfico de droga a la sociedad en general, pero sobre todo a aquellas personas en una situación tan desesperada en la que esta actividad se les presenta como una opción para conseguir dinero rápido.

Por ello, se ha puesto en marcha la página web www.sermula.com, donde se recogen los diferentes testimonios en primera persona de los cuatro participantes en el corto, y donde además se puede acceder a más información sobre el proyecto y visualizar el cortometraje.

Un proyecto de largo recorrido

La campaña también descubre y saca a la luz la cruda realidad de los presos españoles en el extranjero. Entre 2013 y 2017 hubo más de 2000 hombres y mujeres españolas que terminaron cumpliendo condena en otros países, muchas veces en duras condiciones humanitarias. Desde entonces, la cifra ha ido disminuyendo, hasta oscilar actualmente alrededor de las 900 personas. En el pasado y en la actualidad, la gran mayoría de ellas enfrenta sus condenas por haber sido “mula”.

La experiencia del trabajo realizado por la Fundación Abogacía Española ha motivado que la atención jurídica a estas personas, así como la sensibilización en nuestra sociedad como medida preventiva, sean desde hace años líneas de actuación prioritarias.

Las personas que llegan a esta situación no suelen tener antecedentes penales, pero en un momento de su vida se encuentran con importantes dificultades económicas que los llevan a acceder a transportar droga en su maleta a cambio de una cantidad simbólica de dinero. Mafias perfectamente estructuradas frecuentemente captan y engañan a quienes constituyen el último eslabón del negocio global de las drogas: Se ganan la confianza de las “mulas”, les transmiten que durante el viaje nadie descubrirá la droga, y, sin embargo, terminan asumiendo penas de prisión en cárceles extranjeras que posiblemente nunca hubieran imaginado. Si realmente fuera tan fácil, ¿por qué convencer a otra persona para que realice el encargo?

Además, ni todos los centros penitenciarios en el mundo tienen las mismas características ni el acceso a la justicia en los distintos países se garantiza por igual. No disponer de un asesoramiento jurídico de calidad se une a otras dificultades como la falta de acceso a la sanidad, a la alimentación, a la higiene y a otros de los derechos más básicos. Unas complicaciones como las que experimentaron en primera persona los protagonistas del cortometraje “Mula”.

“Mula”, galardonado en el Miami Fest

Antes del lanzamiento de la campaña y la página web, el corto “Mula” fue galardonado en el Festival Cine Miami Fest con el premio al Mejor Corto Internacional. La obra ya había participado en diferentes festivales tras ser seleccionada, pero ha sido en éste último donde ha obtenido un galardón.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *