• Los datos estadísticos parecen indicar que se han reducido las denuncias por violencia de género interpuestas durante el confinamiento. Ello no significa que la violencia no se esté produciendo, pues lo que sí ha aumentado es el número de llamadas al 016 y a otros medios telemáticos de consultas.
  • La crisis económica actual agravará aún más la violencia machista. En las últimas semanas las denuncias, aunque son menos que en el 2019, están aumentando.

stop violencia de géneroEl estado de alarma ha llevado a realizar las asistencias por primera vez por medios telemáticos, pero la mayoría de los profesionales jurídicos coinciden en que conlleva cierta dificultad para generar empatía en la víctima de violencia de género, que se siente abandonada sin la presencia física del abogado. Así lo perciben varias abogadas del Turno de Oficio que nos explican cómo han realizado la asistencia a estos casos durante y después del estado de alarma.

La crisis sanitaria ha agravado la situación de muchas mujeres que ya sufrían malos tratos, apareciendo a su vez casos nuevos, después de tantas semanas de convivencia bajo el mismo techo. Aunque ha habido un descenso de las denuncias, aunque poco significativo, con respecto al año anterior debido al miedo de la víctima en unos casos y porque la tipología de maltrato no ha derivado en agresión en otros, sí han aumentado significativamente las llamadas al teléfono gratuito 016, los chats de WhatsApp y otras consultas telemáticas. Una vez concluido el estado de alarma, la crisis económica está empezando a originar un repunte de la violencia machista. En las últimas semanas las denuncias, aunque son menos que en el 2019, están aumentando.

DESCENSO EN LAS DENUNCIAS

Los datos estadísticos parecen indicar que se han reducido las denuncias por violencia de género interpuestas durante el confinamiento.

Para Lucía EspinaViejo, abogada en el turno de Oviedo, “a pesar de que las cifras oficiales a nivel estatal indican un aumento en los casos de violencia de género durante la situación de emergencia sanitaria vivida en nuestro país, bien es cierto que no hemos percibido un incremento en las asistencias durante nuestras guardias asignadas”.  Coincide en esta visión Esperanza Fernández Iglesias, coordinadora del Turno de Oficio del Colegio de la Abogacía de Ourense. “En el periodo de estado de alarma, hubo 61 asistencias a víctimas de violencia de genero mientras que en igual periodo de 2019 hubo 80 asistencias, por tanto entiendo que el descenso no es muy significativo”, indica.

“El día después, cuando las mujeres han podido salir del control del maltratador y pedir ayuda, ha originado un repunte de denuncias, que necesitará una respuesta inmediata, lo que supondrá un repunte añadido a la acumulación de denuncias ya realizadas”, explica Josefa García Lorente, abogada en el turno de oficio de Madrid. Además, opina la crisis económica actual agravará aún más la violencia machista. En las últimas semanas las denuncias, aunque son menos que en el 2019, están aumentando.

IMPORTANCIA PRESENCIA DEL ABOGADO DE OFICIO

“El confinamiento nos ha hecho reflexionar sobre otras opciones de acceso y prestación del asesoramiento jurídico, probablemente deben mantenerse las consultas on line o telefónicas”, confiesa Cristina Colom, pero en esta materia, hay que indicar que la falta de proximidad física con la víctima conlleva dificultad en generar confianza. “La víctima quiere y desea la cercanía del abogado del turno. La frialdad de una pantalla dificulta la empatía y el amparo a la víctima, a juicio de Esperanza Fernández.

Ana María García Costas, abogada en el turno de Vigo, explica que “se han realizado declaraciones con todos los intervinientes a través de vídeollamada, que quedan sesgadas y además las interferencias técnicas perjudican el desarrollo de las actuaciones judiciales.”

Durante el estado de alarma se han realizado muchas consultas online, 295 solo hasta abril,  y en las llamadas en el teléfono gratuito. “El miedo a denunciar por estar 24 horas con el agresor aumentó el aislamiento y vulnerabilidad de la víctima, resultaba más difícil contactar con su representación letrada y poder habar de forma libre, todo ello, sumado a la inseguridad de que el juzgado desestimara su petición de medida de alejamiento, fue otra de las causas que hicieron disminuir el número de denuncias”, apunta Cristina Colom, vicepresidenta de Themis. Por lo tanto, la violencia se ha mantenido durante la pandemia, aunque en muchos casos cambiando de forma, sin llegar a materializarse en agresión.

La intervención del letrado especializado en los momentos anteriores a la denuncia es fundamental para que las mujeres conozcan sus derechos, reciban el asesoramiento jurídico oportuno y vean salvaguardados sus intereses y los de sus hijos o personas que dependan de ellas. “La víctima debe tener asesoramiento por abogado/a desde el inicio. Nos consta que se han producido situaciones durante el estado de alarma en las que en las primeras actuaciones urgentes en situaciones de violencia de género las víctimas no han tenido asistencia letrada”, apunta Cristina Colom.

En el mismo sentido Ana García Costas, abogada en el Turno de Oficio y experta en malos tratos de Oviedo, expone: “Es vital que estén bien informadas y conozcan sus derechos”. Ella siempre recomienda que se solicite la asistencia del abogado/as de oficio. Además, “aunque la mujer tenga recursos económicos, en casos de violencia de género tienen derecho a la asistencia jurídica gratuita”.

En el mismo sentido, en este periodo en los Juzgados ha habido dificultad para impartir algunas asistencias. “En muchas ocasiones se nos ponen dificultades para acceder y consultar los expedientes, o hablar con el fiscal, dado que no están presenciales en el juzgado. Aunque sí es cierto que esto ha ido mejorando en estas semanas que han transcurrido desde la vuelta a la actividad”. Así lo advierte Ana María García.

violencia de género

ASISTENCIAS Y CONTROLES DE GEOLOCALIZACIÓN

Según datos facilitados por la Subcomisión de Violencia de Género de la Abogacía, se realizaron 2.816 asistencias en el Turno de Oficio a las víctimas de violencia de género  en el periodo comprendido entre el 15 de marzo y el 15 de abril de 2020, disminuyendo un 38 % con respecto al mismo periodo del año anterior.

El Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial, confirma que, durante el estado de alarma, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado detectaron una bajada en el número de denuncias presentadas por violencia de género. Sin embargo, se produjo un aumento en las llamadas a través de teléfono, chats de WhatsApp y las consultas online.

Asimismo, según datos del Boletín Estadístico de Mayo del sobre violencia de género del Ministerio de Igualdad, las llamadas al 016, el servicio de asistencia para mujeres víctimas de violencia de género, se incrementaron solo el pasado mes de mayo en un 41% respecto al mismo mes de 2019, hasta las 8.414 llamadas, la cifra más alta registrada en un mes de mayo y la tercera más alta registrada en un toda su historia.

Una de las novedades en este tiempo ha sido la habilitación de un recurso de emergencia por mensajería instantánea con geolocalización que recibían las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. En estos  se tramitaron 8.412 denuncias, más de 70.000 controles, aunque hay que lamentar que cuatro mujeres fueron asesinadas, según datos de la Policía Nacional.

IMPLICACIÓN DE VECINOS Y CASAS DE ACOGIDA

Otra consecuencia del confinamiento, por otra parte no prevista inicialmente, ha sido pedir implicación en las comunidades de propietarios que los vecinos, ante posibles situaciones de violencia de género, esencial para denunciar casos. En cuanto al funcionamiento de las casas de acogida de las mujeres, “durante el confinamiento la oferta habitacional ha sido muy baja y en los casos en que las mujeres han intentado acceder a este recurso no han podido ubicarlas en condiciones dignas”, apunta la abogada de Themis.

SITUACIÓN ACTUAL DE DESESCALADA

En la situación actual, tras el estado de alarma, en cuanto a víctimas mortales, durante el mes de mayo han sido asesinadas 2 mujeres por violencia de género, cifra muy por debajo del número medio (4,8) de mujeres víctimas mortales de los meses de abril y mayo. El número total en lo que va de año hasta junio de 2020  asciende a 21, según el último balance del Ministerio de Igualdad. En junio de 2020 una mujer ha sido asesinada, 6 menos respecto al mismo mes del año anterior.

Por otro lado, en el mes de mayo, se registraron 509 altas en el Servicio telefónico de atención y protección para víctimas de violencia de género (ATENPRO)  lo que supone un 32,9% más con respecto a abril de 2020 y un 40% menos con respecto a mayo de 2019.

En cuanto a dispositivos, se instalaron 88 dispositivos, lo que supone un 66% más con respecto a abril de 2020 y un 13,7% menos con respecto a mayo de 2019.

PAPEL DE PODERES PÚBLICOS Y LEGISLACIÓN ESPECÍFiCA

El 31 de marzo se dictó el RDL 12/2020, por el que se decretaron medidas urgentes para la protección y asistencia de las víctimas de violencia de género con el fin de garantizar el funcionamiento de los servicios destinados a la protección de mujeres y menores. La abogacía, y en especial los letrados del turno de oficio y asistencia jurídica gratuita, ha sido uno de los colectivos que ha garantizado el desarrollo de los servicios esenciales a la ciudadanía durante este Estado.

Ahora es el papel del resto de agentes públicos y sociales. En esta nueva normalidad, el fin del estado de alarma conllevará una normalidad “relativa” por posibles repuntes.  Al parecer de Cristina Colom, “es necesaria la implicación de gobiernos y organizaciones, que exista legislación específica y que se aplique por los tribunales”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *