Los abogados de familia empiezan a notar los efectos del confinamiento: el teléfono suena más a menudo con llamadas de parejas que se plantean el divorcio. «Desde la semana pasada, estamos recibiendo un alto porcentaje de consultas», explica la abogada zaragozana especializada en asuntos de familia Cristina Chárlez, «aunque no tanto de las relacionadas con la vía judicial», porque los juzgados todavía no han vuelto a la normalidad.

El número de consultas, según comenta Chárlez, es superior a otras épocas tradicionales en el repunte de divorcios, porque «no es lo mismo un periodo de vacacional, aunque haya más convivencia de lo habitual, que estar confinados en casa, con el estrés que suponen los problemas de salud».

Además, otro abogado habitual en los juzgados de Familia, José Manuel Marraco, subraya que la preocupación provocada por el coronavirus está tensando la relación de parejas que ya estaban en trámites de separación o incluso separadas legalmente.

Por esto, tanto Marraco como Chárlez coinciden en que los acuerdos extrajudiciales podrían ser menos frecuentes en los próximos meses. Cristina Chárlez añade que una reciente modificación normativa puede complicar aún más las cosas, por ejemplo, por la posibilidad de recuperar los periodos de custodia o las visitas canceladas por la crisis sanitaria o por los problemas para el pago de pensiones en personas que están sufriendo un ERTE.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *